La OCDE evalúa el rol de las universitades en el desarrollo de Cataluña

El informe Higher Education in Regional and City Development. The Autonomous Region of Catalonia se ha presentado el viernes 8 de abril en el Círculo de Economía de Barcelona. El informe ha sido elaborado por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE) e impulsado por la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) y la Fundación CyD (Fundación Conocimiento y Desarrollo). El informe, elaborado por un grupo de expertos internacionales, aporta información extensa sobre el rol de las universidades en el desarrollo de Cataluña y hace recomendaciones en ámbitos como la formación del capital humano, el sistema de innovación, y el desarrollo cultural, social y medioambiental.

En el acto de presentación asistieron el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell; el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi William Carnes; el rector de la UB y presidente de la ACUP, Dídac Ramírez; Martí Parellada, coordinador general del informe CyD (Fundación CyD); el coordinador del Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona, Francesc Santacana; la responsable del programa Higher Education in Regional and City Development de la OCDE, Jaana Puukka; y el secretario ejecutivo de la ACUP, Josep M. Vilalta. Éste último y Martí Parellada han sido los coordinadores del proyecto en Cataluña. 

En el capítulo donde se analiza la formación del capital humano de Cataluña, se hacen recomendaciones como por ejemplo que el Estado promueva medidas para reducir las barreras económicas de los grupos sociales menos favorecidos a la hora de acceder a la educación superior; que las universidades y otros actores económicos y sociales elaboren una estrategia a largo plazo para el desarrollo del capital humano; se señala la importancia de tener una buena información y datos que faciliten la toma de decisiones en este ámbito, así como tener en cuenta las necesidades de las empresas del territorio.

Respecto a la transferencia del conocimiento, el estudio afirma que las universidades catalanas han hecho un progreso relevante en cuanto a la generación de conocimiento, pero que hay que mejorar la difusión. Se señala que el modelo de innovación está centrado en la ciencia y tecnología, y que limita la movilización de las universidades en cuanto a las innovaciones sociales y culturales. Igualmente se afirma que hay que equilibrar la tendencia a la comercialización con colaboraciones universidad-industria que sean más a largo plazo. Finalmente, se recomienda que se refuercen los incentivos para que las universidades se comprometan con una investigación que tenga especial interés para la región en que están ubicadas. En este capítulo de la innovación, el informe apuesta por reformas en aspectos como por ejemplo los currículos de los investigadores o el sistema de gobierno de las universidades. Se apunta también que las universidades tendrían que desarrollar un modelo regional de transferencia de conocimiento basado en la relación existente ya con las industrias.

En cuanto a las industrias culturales y creativas y al desarrollo sostenible en Cataluña, el informe anima en los gobiernos catalán y español a impulsar el trabajo en estos ámbitos. También recomienda a las universidades a desarrollar un foro para el desarrollo social, cultural y medioambiental. Respecto a las posibilidades de reforzar el papel de las universidades en el desarrollo del territorio, se recomienda entre otras medidas llevar a cabo un proyecto piloto de modernización del sistema de gobernanza de las universidades y que se establezca una plataforma de coordinación para la educación superior en Cataluña. Igualmente se pide a las universidades que prioricen el desarrollo regional y local y que colaboren entre ellas para racionalizar la oferta de programas de grado y continuar desarrollando programas conjuntos de másteres y doctorados.

El informe se inscribe en el proyecto Review of higher education and city development of Catalonia, que tiene que ayudar a reforzar las relaciones entre las universidades y los diferentes actores de los sectores económicos y sociales. En una primera fase del proyecto se elaboró un Informe de autoevaluación de Cataluña (Self-Evaluation Report), dirigido por un comité de representantes de varias instituciones de Cataluña, entre ellos rectores y presidentes de los Consejos Sociales de las universidades catalanas, representantes de las instituciones implicadas (Ayuntamiento de Barcelona, Plan Estratégico Metropolitano de Barcelona, Generalitat de Catalunya), representantes de las asociaciones empresariales y agentes sociales. La segunda fase es la elaboración del informe que ahora se ha presentado, elaborado por un grupo de expertos internacionales. Este proyecto para analizar la situación en Cataluña se enmarca en el programa Higher Education in Regional and City Development de la OCDE, que ha llevado a cabo estudios similares en más de veinte países.

También te puede interesar